Jamiroquai en Chile… El show del pavo real.

Este 29 de Abril pasado se presentó en Santiago de Chile, el que es por excelencia EL grupo de Acid Jazz más famoso de la historia. Suena grandilocuente, pero como decimos en Chile:  así nomás es.

Casi dos horas de show donde se paseó por todos sus discos con tremenda soltura y amabilidad… faltó virtual insanity, escuché por ahí… y claro, cuando se tienen 7 discos y un montón de éxitos es difícil dejar satisfechos a tod@s los asistentes; más aún cuando en casi 20 años de carrrera te has ganado la admiración tanto de los cuarentones como de las quinceañeras… seguir vigente parece ser el lema de un grupo que hoy por hoy solo tiene un miembro originario… entonces me pregunto: cuando hablamos de Jamiroquai, hablamos de Jay Kay o de Jamiroquai?

Jason Kay es un pavo real que se pavonea por el escenario conciente de que las mujeres se vuelven locas con cada paso que dá. Maneja la banda y los tiempos a su antojo. Se enoja porque no hay retorno y se sonríe al recoger un sostén del escenario. Él es la banda, a pesar de que el batero sea un mostruo del groove; a pesar de que el nuevo bajista se luzca en el último disco -Rock light dust star (11)- y que los teclados suenen pulcros a través de todo el concierto. Todas las miradas van dirigidas a Mr. JK

Jamiroquai, la banda, presenta un show bueno, pero caen en el error, a mi parecer, de reventar algunos de los hits hasta el cansancio. El show es bueno, nadie puede decir lo contrario, pero da la sensación de que a un grupo de su talla estamos en la obligación de exigirles más. Más preocupación por la escenografía -a veces las proyecciones, fomes, poco tenían que ver con las canciones-, más preocupación por el vestuario, más interacción con la banda -para que no creamos que realmente Jamiroquai es sinónimo de Jason Kay- y más preocupación por el sonido (hubo acoples todo el concierto, el retorno de JK no funcionó nunca y los coros y bateria se perdían de vez en cuando). Por eso cuando sales del Movistar Arena, sales con una sensación de estar satisfecho pero no de haber asistido a un gran concierto, como el que debió dar este gran grupo cantante.

Bonus Track: Los teloneros

Antes del plato de fondo, a la producción se le ocurrió la brillante idea de invitar a dos de las mejores bandas chilenas de música negra -y quizás dos de las mejores de habla hispana- Papanegro y Matahari. Los primeros montaron un show potente, con la complicidad de los 15Mil espectadores que llegaron a verlos, demostrando el secreto a voces que es el apoyo y fanatismo de sus seguidores. Matahari, por otro lado, los siguió con mucho impetú pero mostrando un setlist equivocado para mi gusto, quizás con el afán de hacer de ello una fiesta. Nadie les dijo que esa era la misisón de los chicos de JK y no de Matahari, que no logró prender a la gente y solo mostró la falta de shows en vivo que aún les pesa. Me hubiera encantado que hubiesen icorporado un par de esos temas lentos donde destaca la tremenda voz de Ema Pinto y el soul finísimo de la banda. De todas formas una acertada decisión por parte de la productora.

No soy muy amigo de la gente que lleva sus cámaras y entorpece la visión en los conciertos, pero nos vamos a aprovechar de eso para que puedan vivir lo que nosotros vivimos el viernes pasado…  disfrutenlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s