Michael Jackson… el hijo de Frankenstein y la fuente de la juventud

Hoy me levanto y visto de riguroso negro, tengo que ir a despedir al rey.

Me entero por una amiga que Michael Jackson ha muerto, ayer 25 de Junio del 2009, de un ataque al corazón… la pena me invade y lo primero que pienso es: mentira, Michael no puede morir.

Pienso en todo lo que hizo tratando de conservarse joven, el vivir con niños en un paraíso hecho para los niños, las operaciones para cambiar de color, los implantes, las reconstrucciones faciales, etc. Todo para desafiar a la naturaleza, siendo que él desde el momento que tomó un micrófono se hizo inmortal.

Sí, porque MJ no murió ayer, él logró la inmortalidad hace rato. El rey murió y volvió a nacer michael_jacksonuna y otra vez. Todos sus problemas con la ley, escándalos de pedofilia, sus mismos hijos y peleas con los hermanos fueron muertes. Todos y cada uno de sus discos, presentaciones, colaboraciones, videos, gritos, pasos de baile y magia, fueron renaceres.

Finalmente Jacko tiene mucho de invención externa, todos aportamos a la creación de esta estrella. Si bien su talento innato no tiene discusión, muchas personas aportaron a lo que fue MJ al final de su vida: desde la dictatorial y brutal enseñanza del padre junto al amor maternal de Dianna Ross, pasando por el desenfreno de chillidos colegiales y monetarios, hasta las grandes colaboraciones de Quincy J, Rod Temperton, Paul Mcartney, la gente de Toto, etc etc. Todos usamos, creamos y matamos a Michael Jackson, por lo que todos somos culpables, en algún grado, de sus años de tristeza y grandeza… no sé por qué me viene a la mente Edward, el joven manos de tijera…

Por eso y muchas cosas más, es infructuoso juzgar a Michael, es aquí cuando hay que ser capaces de separar a la persona del artista, sincerarnos y entender que el genio musical es quizás 90% responsabilidad de Jacko, pero las malas pasadas del ciudadano Jackson son, prácticamente en su totalidad, producto de la sucia relación de nosotros mismos con él.

Visto de riguroso negro… y de calcetines blancos brillantes me voy caminando de espalda, haciendo la caminata lunar, cantando Billie Jean con una sonrisa en la cara, porque el rey y su música nunca morirán.

[>] Billie Jean – Michael Jackson

Una respuesta to “Michael Jackson… el hijo de Frankenstein y la fuente de la juventud”

  1. etnassoft Says:

    Es imposible no amar la música negra y el sonido Motown y a su vez no llorar la muerte de uno de sus grandes hijos. Desde el blues al funky pasando por el R&B, el nusoul y por supuesto el pop, no hay estilo en el que no haya quedado la huella del genio, recordándonos en cada acorde, el paso de Jackson por la Historia.

    El mundo de la música ha muerto hoy un poco; hoy todos los que crecimos escuchando a aquella gran generación de artistas nos sentimos más vacíos.

    Hay personas que no deberían morir.
    Descanse en la paz de los grandes genios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s