Internet killed the radio star

[>] Video killed the radio star – The buggles.

Empezamos un lunes cargadito de reflexiones. No, no es que quiere machacar las mentes empezando la semana pero ayer me encontré con este artículo acerca de lo que Thriller de Michael Jackson supuso en aquella época y lo que aún significa para nosotros y aún estoy dandole vueltas.

En este brillante artículo (que por cierto está en inglés) se habla de cómo la industria de la música ha cambiado, cómo es dificil ya encontrar un gran disco que sea capaz de vender más de 20 millones de copias en el mercado y a la vez convertirse en algo que pase a formar parte de nuestra cultura. Michael Jackson lo consiguió. Y no se ha vuelto a ver nada igual.

E.E.U.U. es indudablemente la cuna de la música actual. Las raíces y la diversidad cultural que existe en este país es el caldo de cultivo único que da lugar a un gran desarrollo de estilos. Y hoy en día, ahí tenemos su expresión quizá más vanguardista, el Hip-hop dominando cada rincón del planeta. Por eso no es de extrañar que la música forme parte de la cultura estadounidense a ese nivel . Pero ¿qué es lo que ocurre actualmente? Las discográficas (y ahora hablo en general) centran su atención en los potenciales consumidores, los adolescentes que aún no tienen criterio para poder elegir, los adolescentes que maman lo que directamente les llega de la “radiofórmula” sin ni siquiera atisbar un ápice de crítica hacia lo que escuchan. Es el llamado fenómeno fan. Imposible es vender 20 millones de copias y no sucumbir a la fugacidad de la fama de revistas de quinceañeras. Se crean ídolos que no permanecen, y se ignoran los artistas maduros que dejan huella.

Pero ocurre que gracias a internet, se pueden conocer un montón de grupos y artistas que no están en la línea marcada por las discográficas. Y así se recupera el equilibrio. La devoción por un único artista a lo largo de los años se transforma en una exploración incesante de grupos y artistas que nos aportan riqueza. Ya no es lo que marca la industria, es lo que cada uno marca. Miles de pequeños artistas se hacen hueco en un mundo en el que nunca podrían haber tenido oportunidad. Y quizá no todos son tan buenos como aquel único artista que adorabamos. Ya no hay Marvin Gayes o Michael Jacksons, pero si hay un abanico de artistas que nos muestran que la música, al final es una relación única entre seres humanos, que los sueños no sólo se respiran en las discográficas y que lo que importa es el sentimiento, el alma, el soul.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s